世界食べ尽くしの旅 Españoleando

スペイン在住のフードライターが、素敵な人達に出会いながら、世界中を遊んで食べ尽くすの記録

El diario de una japonesa: Mi primer paso hacia la adventura

      2017/04/15

IMG_4527

スポンサーリンク

Nunca había visto una frontera porque soy de una isla, Japón.

¿Como sería una frontera? ¿Habría una linea pintada? ¿De que color? ¿Rojo o azul quizas? ¿Que pintura se usaría para que no se borrase? ¿Sería solo una linea? ¿O dos, una para cada país? ¿Recta o curva? ¿Sencilla o decorada?

A lo mejor no era una linea, sino una zanja. ¿Estaría entonces llena de agua?¿Que profundidad tendría? También podría ser un muro, entonces… ¿De que altura? ¿Y la puerta?

Cada día mi curiosidad iba creciendo, por eso un dia cuando fui a Marruecos decidí visitar a Ceuta para ver la frontera.

Alli enseñé mi pasaporte, me dijeron “Buen viaje” indicandome el otro lado donde se veía un edificio con la bandera de España. Entre ellos había un camino cercado de mas o menos un kilometro. Menudo camino, sin sombras ni colores, donde tras la barrera se veía una tierra seca que se extendía mas alla de donde alcanzaba la vista.

Como por fin iba a pisar una frontera, anduve muy despacio mirando hacia abajo en busca de la tan ansiada linea. Pero por poco entré en el otro edificio.

¡Jo.., que me había saltado la frontera, que fallo!

No me había dado cuenta de cuando había cruzado la frontera, asi que volví atras mirando al suelo detenidamente.

Debía ser una linea muy fina, casi imperceptible. Anduve despaciiiito nuevamente para no perder detalle pero no había nada.

Tanta ganas tenía de verla, poder tener un pie en Marruecos y otro en España, poder decir que mi parte derecha estaba en un país y mi parte izquierda en otro, poder decir “Voy a España” “¡Y vengo de España”.

Que desilusión, que tristeza, no existe ninguna linea. Como no había otro remedio volví hacia España pero mirando abajo por si acaso.

スポンサーリンク

Con mucha pena entré en la zona española, con la cara triste, desilusionada. Todo el viaje había sido envano, la frontera no existía…

Enseñe mi pasaporte y me dijeron que no se podía pasar.

¿Pe…perdon?

Me habían estado observando hece rato, en la tierra de nadie yo iba arriba y abajo mirando al suelo, deambulando. Me preguntaron miles de cosas y luego me quitaron la mochila. Sacando todo su contenido me pidieron explicaciones.

¿Cepillo de dientes?

“Para lavarse los dientes, señor. “

¿Pasta de dientes?

“Para lavarse los dientes, señor”

¿Esta botella?

“Es agua, para beber pero también para lavarse los dientes, señor”

En mi mochila a parte de las cosas para lavar los dientes llevaba muchos papeles arrugados. Los usaba como papel higienico porque los servicios de Marruecos nunca tienen, y en su lugar hay una botella de agua sin tapon para lavarse las manos despues de limpiarse.

La policia me preguntó repetidas veces por que llevaba tanto papel y por que estaba tan arrugado. Yo les explicaba que no tenía con que limpiarme, que no quería hacerlo con mi mano, que no se podía encontrar papel higenico en el mercado y que un papel sin arrugar haría mucho daño.

Pero aquella gente no entendían mis sensibilidades… Sospechaban de mi al cien por cien y al final me rechazaron, no me dejaron entrar en España.

Regresé por tanto de camino hacia Marruecos lamentandome de por mi desgracia. Pero al llegar me rechazaron tambien diciendo que una vez se salía del país no se podía volver a entrar hasta dentro de seis meses. ¡No me lo podía creer!

Estuve un buen rato suplicandoles que me aceptaran pero ellos dijeron que no, que no había forma. Dejé por tanto de insistir y me quedé en mitad del camino, en la tierra de nadie imaginando que tuve que vivir allí toda la vida.

Despues de un buen rato un policia español vinó a recogerme y me dejaron por fin entrar en España. Pisé a esta tierra llorando. Esto era mi primer paso a España, nunca lo olvidaré, ¡Pero nunca!

 - En español